Se aceptan donativos, cohechos impropios y mecenas

lunes, 25 de julio de 2011

Doble tragedia para Noruega. -Bruce Bawer

Me permito ofrecer la traducción del artículo A Double Tragedy for Norway, de mi admirado Bruce Bawer. Este neoyorkino, liberal, homosexual, salió huyendo de su país donde los extremistas evangélicos le hacían la vida imposible. Llegó a Europa y conoció a Pim Fortuny, Theo Van Gogh, Hirsi Ali o Geert Wilders, y es la inspiración intelectual para el Partido del Progreso noruego, actualmente segundo del país y con muchas posibilidades de ganar las próximas elecciones. Bawer lleva mucho tiempo alertando contra las formaciones etnicistas y racistas, el otro gran peligro junto a los islamistas, frente a partidos netamente liberales como el Partido del Progreso en Noruega, el Lijst Pim Fortuyn en Holanda o después el Partido por la Libertad de Wilders, u otros todavía emergentes, el Partido del Pueblo Danés y el Partido de la Independencia en Reino Unido.

Bawer, que habla un correcto español, es autor entre otros de Mientras Europa Duerme, libro que presentó Jorge Moragas en Madrid hace tres años.

DOBLE TRAGEDIA PARA NORUEGA
.-Bruce Bawer

Viviendo en Oslo durante los últimos años, pasé por los edificios del centro de gobierno casi todos los días. Viví justo al lado de ellos, sólo un paseo de cinco minutos, que fueron mi puerta de entrada al centro de Oslo. Muy a menudo, cuando miraba estas estructuras en las que, sabía, el primer ministro y todos los ministerios del gabinete tenían sus oficinas, movía la cabeza con asombro por la absoluta falta de seguridad visible. Casi nunca veo una sola guardia armada, o incluso sin armas. (Las únicas excepciones fueron en las raras ocasiones cuando una ventisca de banderas extranjeras y una caravana de vehículos estacionados en la acera, indicaba que algún presidente o primer ministro se encontraba de visita.

Esta falta de seguridad no era ciertamente inusual en Noruega, donde la policía no llevan armas, y donde la idea misma de la policía con armas de fuego es ampliamente considerada como un vestigio de una etapa anterior de la evolución humana. Pero - hola - ¿frente a los edificios de oficinas principales de un gobierno europeo occidental? ¿Después del 11-S? Parecía una locura. En las últimas semanas, viendo los rostros sombríos soldados con ametralladoras en el aeropuerto de Amsterdam, y en la Bolsa de Nueva York, pensé de inmediato de los edificios gubernamentales más vulnerables, en Oslo.

Cuando me enteré de la noticia de las explosiones en los edificios, lo primero que pensé, por supuesto, era que se trataba de un ataque yihadista. Pero no era así: era un lunático de extrema derecha. No fue la Yihad. Fue una matanza sin sentido por un loco, como las de Columbine y Virginia Tech. Un titular en un periódico noruego de hoy señalaba que el número de muertos en Oslo y en Utøya ayer fue superior a la de Columbine y Virginia Tech juntos. Los medios de comunicación noruegos siempre han informado sobre los asesinatos en masa por pistoleros solitarios en los USA como si fueran cosas que nunca podría suceder en Noruega: en cambio, eran los síntomas de una sociedad enferma que los noruegos no podría entender. En Noruega, utilizan el término "tilstander amerikanske" - las condiciones de América. Nunca significa nada bueno. La pesadilla de ayer, desde una perspectiva de Noruega, fue la más estadounidense de las condiciones americanas.

Aquellos de nosotros que pensamos, en las primeras horas después de las explosiones en el centro de Oslo, que estábamos siendo testigos de un acto más de la yihad, podemos ser perdonados. De alguna manera, tenía sentido. 11-S, Londres, Madrid, Beslan, Bali, Bombay - ¿por qué no Oslo? Una vez más ... Noruega, aunque miembro de la OTAN con tropas en Afganistán y Libia, no estaba exactamente a la vanguardia de la lucha para derrotar al yihad. Por el contrario. Noruega se llama "el país de la paz". Durante años, el gobierno noruego y el establishment cultural se han esforzado por comunicar, incluso a los elementos más extremistas del Islam internacionales, que quieren ser sus amigos. Han demostrado su buena fe en una serie de formas:

    Han hecho una gran demostración de cómo tratar a los judios de forma penosa. Jostein Gaarder, autor del best seller internacional El mundo de Sofía, publicó un artículo de opinión hace unos años declando su desprecio por Israel y el pueblo judío. Cuando Gaarder fue objeto de algunas críticas, muchos de los perfiles altos entre miembros de la élite cultural de Noruega se apresuraron a ponerse hombro con hombro con él. Si la élite cultural en Noruega es más antisemita que sus homólogos en cualquier otro país en Europa, tiene mucho que ver con el reconocimiento de que cuanto más te gustan los judios, más te antagonizas a los musulmanes.

    Han sido muy amables con el mulá Krekar, terrorista residente de Noruega. Mientras que algunos funcionarios del gobierno (admirables) trabajaban para conseguir que el fundador de Ansar al-Islam volviera a su país natal, Irak, el sistema reiteradamente lo protegía, lo que le permite permanecer en un piso muy bonito en Oslo, apoyado por el Estado. Con los años los medios de comunicación noruegos han llevado a cabo un sinnúmero de perfiles de este asesino, monstruo torturador de niños, siempre lo muestran como un tipo encantador, abuelo, lo que le permite un montón de espacio para golpear a los Estados Unidos.

    Se han silenciado las críticas del Islam. En enero de 2006, Vebjørn Selbekk, editor de una pequeña publicación evangélica llamada Magazinet, reprodujo las caricaturas de Mahoma danesas, y envió la publicación noruega al abismo. Políticos al más alto nivel presionaron a Selbekk para que pidiera disculpas por su ofensa. Él resistió admirablemente - por un tiempo - pero al final se doblegó y el 10 de febrero de 2006, se presentó ante una reunión de los imanes de Noruega y les pidió perdón por haber ejercido su libertad de expresión. Altos funcionarios gubernamentales miraban con satisfacción, y una delegación encabezada por un obispo de la Iglesia de Noruega viajó a Yemen para entregar la noticia feliz de esta capitulación ante el teólogo ampliamente considerado como lo más parecido a un papa musulmán, Yusuf al-Qaradawi.

    Las muestras de totalitarismo islámico han caído en el agujero de la memoria. Hace dos años, en dos noches separadas, un pequeño ejército de jóvenes musulmanes noruegos se manifestaron en el centro de Oslo, convirtiendo un generalmente plácido barrio en algo que recordaba Sarajevo o Beirut en su peor momento. El motivo alegado por esta explosión de violencia fue el descontento por la situación en Gaza, la verdadera intención era montar una exhibición de poder - para intimidar, y para comunicar a Noruega, que había llegado su hora, y que era mejor que les escucharan con el respeto, o más que eso. Y en febrero del año pasado, otro pequeño ejército de musulmanes, esta vez no niñatos sino hombres de aspecto hosco con abrigos y largas barbas, se reunieron en el centro de Oslo, en la misma plaza donde Vidkun Quisling celebraba sus mítines nazis, y esta vez escuchó con aparente placer, mientras que un orador joven llamado Mohammed Mohyeldeen amenazaba a Noruega con su propio 11-S. Ambos eventos fueron y vinieron, y las personas que toman decisiones sobre este tipo de cosas simplemente decidió que lo mejor sería fingir que nunca había sucedido.

    Que han apoyado abiertamente a grupos terroristas. En los últimos días, una de las historias principales de Noruega ha sido la declaración del Ministro de Exteriores, Jonas Gahr Støre de apoyo de su país por el esfuerzo por presidente palestino Mahmoud Abbas para buscar el reconocimiento de las Naciones Unidas de un Estado palestino. Esta postura apenas fue una sorpresa, dado el esfuerzo de muchos años del gobierno noruego para "construir puentes" con Hamas. Fue Støre, después de todo, el que - cuando un par de docenas de diplomáticos occidentales abandonaron un rabioso discurso anti-israelí de Mahmoud Ahmadinejad en la conferencia de 2009 de la ONU sobre el racismo - fue el único occidental que decidió quedarse y escuchar.

    Y ha sido la forma en que han hablado a los musulmanes de Noruega sobre el terrorismo islamista -considere esto. Un par de años atrás, cuando Jørn Holme, director de servicios de seguridad para la policía noruega, se presentó en una reunión patrocinada por la Asociación de Estudiantes Musulmanes, supuestamente para hablar de terrorismo, la vigilancia y la comunidad musulmana, su objetivo principal parecía ser la de vínculo con los musulmanes en la ayuda para sofocar a los noruegos étnicos (que, según él, eran "demasiado estúpido para entender que no hay conexión" entre el Islam y el terrorismo), así como los cristianos blancos de América ("En los Estados Unidos en los años sesenta", le dijo a su audiencia, "las negras eran violadas por los blancos que iban a la iglesia al día siguiente"). Holme llamó a Estado Unidos "país número uno de violación de los derechos humanos" y dijo que su mayor temor, al contemplar un posible acto terrorista en Noruega, era que tal acto serviría para inflamar el prejuicio anti-musulmán.

Pueden ver, entonces, que mientras que un ataque terrorista islámico en Oslo era una posibilidad, los islamistas hubieran sido simplemente tontos al hacer un enemigo de Noruega.

2 comentarios:

  1. En el original en inglés existen 2 (dos) páginas. Aquí sólo se tradujo la primera nomás. Ver: http://pajamasmedia.com/blog/a-double-tragedy-for-norway/2/

    saludos

    ResponderEliminar
  2. Ups... muchas gracias. A ver si tengo tiempo y lo traduzco, o si alguien lo tiene que me lo indique por favor.

    ResponderEliminar

Evite insultos, guarde las mínimas normas de etiqueta y respeto a los demás sin por ello restringir las críticas por duras que sean. No se permite el spam, las técnicas troll ni la suplantación de nick.
Lo otro, las opiniones: cada cual es responsable de las suyas.

Si haces click en un vídeo lo verás arriba, antes del primer post. Música, sexi, humor, Sci-Fi...

Loading...

Archivo del blog

Datos personales

Mi foto
Atapuerca, Burgos, Spain