Se aceptan donativos, cohechos impropios y mecenas

domingo, 21 de marzo de 2010

Los trenes del 11-M

Carmelo Jordá irrumpe en la literatura conspiranoica ayudado de un peón negro. El tema: desguazado de los trenes. El talento que se le supone merecía mejor destino, será el peaje a pagar por haber fichado en el Gara de los islamistas. Confunde trenes accidentados que, obviamente, quedan en custodia hasta conocer qué funcionó mal, con el escenario de un crimen; instrumentos, armas y efectos tampoco son el escenario de un crimen; y omite no solo la sentencia del Tribunal Supremo ante la demanda de Manos Limpias, sino que los que pudieron recuperarse todavía circulan.

Para terminar, la consigna de que se destruyeran a las 48 horas, es falsa. Una semana después del atentado los trenes estaban aquí:

9 comentarios:

  1. Honda satisfacción poder aclarar, si no era ya vidente, que estos cuatro años de propaganda 'goebbeliana' sobre los trenes han sido un botón de muestra de como ha funcionado la conspiranoia.

    ResponderEliminar
  2. Pues sí, en el atentado de ETA en la T4 de Barajas, por ejemplo, a los pocos días quedaban más toneladas de escenarios inservibles que en el de el 11-M, más de 1.300 coches a disposición de sus dueños (que en el caso de los trenes era Renfe), tirados en un solar.

    Por si faltaba algo, el 24 de marzo de 2004 una de las empresas que se hizo cargo de los trabajos da cuenta de cómo va la reparación de algunos trenes y/o el desguazado de otros.

    ResponderEliminar
  3. Buenos días,

    No conozco el trabajo de Jordá.
    Me llama la atención, sin embargo, la alusión que Vd. hace al Supremo.

    Considero relevante recordar esto que en la sentencia sobre el 11M puede leerse:

    "2. La prueba cuestionada fue admitida inicialmente como inspección ocular de los vagones. Si no fue practicada finalmente fue a causa de la imposibilidad material derivada de la destrucción del objeto con anterioridad. Como recuerda el Ministerio Fiscal, los trenes y su estado fueron objeto de pericial y la inspección ocular sobre los mismos fue objeto de grabación. A pesar de ello puede resultar sorprendente una tan apresurada destrucción, que impidió un estudio posterior más reposado y en profundidad, e incluso su reiteración de haber sido necesaria, de aspectos que pudieran haber resultado de interés para la investigación. Pero lo cierto es que en el momento del juicio oral era materialmente imposible la práctica de la prueba, lo que justifica que el Tribunal acordara la continuación del juicio y prescindiera de ella."

    Tampoco entiendo a qué puede Vd. referirse con la afirmación de que "la consigna de que se destruyeran a las 48 horas, es falsa".

    El documento de 12 de junio de 2007 señala explícitamente que RENFE informó de que "el desguace se efectuó entre los días 13 y 14 de marzo de 2004."

    En consecuencia, sea porque unos vagones fueron desguazados, sea porque otros fueron reparados, lo cierto es que, llegado el juicio, éste tuvo que celebrarse sin que fuera posible repetir unas pruebas que algunas de las partes -entre ellas, víctimas- consideraban necesarias.

    A mí esto me parece del todo irregular y entiendo mal que pueda ser ni remotamente justificado.

    Saludos cordiales.

    ResponderEliminar
  4. Hola Carmen T.

    Como es un tema tratado hasta el cansancio no quise hacer uno de esos post detallados, desmontando cada cosa. También porque, lo escrito por Carmelo Jordá es equovocado desde el principio, al confundir trenes accidentados (el metro de Valencia, por ejemplo) con trenes escenario de un crimen, y también los instrumentos, armas y efectos a que se refiere el 334 de la Lec con el escenario (el piso de Leganés, por ejemplo, es un escenario, y no se guardan en custodia los cascotes una vez recogidas las muestras pertinentes).

    La alusión al Supremo es por el auto de la Sala de lo Penal de 1 de diciembre de 2006. Léalo y entenderá lo que digo.

    Por último, sobre que fueran destruidos a los tres días, pues es simplemente mentira. Que hoy pueda parecerle a usted irregular entiendo que se debe más a la campaña mediática orquestada con posterioridad que a otra cosa. Como consta en la demanda civil interpuesta contra El Mundo por Sánchez Manzano:

    «Hasta el día 31 de marzo de 2004, en los talleres centrales de reparación de RENFE, los TEDAX de la Unidad Central estuvieron realizando búsquedas de elementos relacionados con los artefactos y analizando los efectos de la explosión.»

    «Los TEDAX tuvieron la plena autonomía que en su trabajo le reconoce la normativa. La supervisión es hecha por el cuadro de mando: jefe subgrupo, jefe de grupo, jefe de sección, jefe de brigada y en última instancia el jefe de unidad. Es decir cuatro escalones (todos ellos diplomados TEDAX) antes de llegar al comisario jefe de la unidad.»

    De hecho, un año después de los atentados todavía habían toneladas de vagones amontonados, y por descontado que no servían judicialmente para nada, ni nadie los reclamó ni nadie les dio ninguna importancia. Ni siquiera El Mundo, como puede ver en este reportaje de Crónica. Que luego algunos hicieran fortuna sembrando patrañas es otra cuestión, pues usan la técnica de ofrecer un dato aislado, descontextualizarlo y darle una relevancia que no tiene.

    Ese párrafo de la sentencia que usted cita es la respuesta del tribunal a un condenado que recurre la sentencia argumentando indefensión por la destrucción de los trenes:

    «los trenes y su estado fueron objeto de pericial y la inspección ocular sobre los mismos fue objeto de grabación»

    Luego sigue diciendo: "A pesar de ello puede resultar sorprendente”. Es decir, al condenado o a usted les “puede parecer”, pero resulta que ya había un auto del Supremo (el que enlazo arriba) negando cualquier irregularidad.
    Pero aún dice más a continuación: que de cualquier modo en nada afectaría a su condena hacer más pruebas sobre los trenes si fuera posible:

    «es condenado por su intervención como intermediario poniendo en contacto al comprador, miembro de una organización terrorista, con el vendedor para la realización de operaciones de tráfico de explosivos.
    Por lo tanto, en nada le afecta que después fueran utilizados éstos u otros distintos en la ejecución de los atentados. De ahí resulta que el examen de sus responsabilidades penales no pudo verse afectado por la imposibilidad de practicar la prueba de cuya inexistencia se queja. Por lo tanto, el motivo se desestima.»

    O sea, que a usted le puede parecer irregular o no, pero no lo es, y además es irrelevante para la sentencia del apelante condenado.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Hola, José.

    11M, doce focos, 23 muestras.
    Atentado de la T4, un foco de explosión, unas 300 muestras.

    Si la gestión y conservación de las muestras del 11M no fue irregular, entonces sí lo fue la de la T4. Ambas cosas, imposible. Yo prefiero, sin duda, las 300 muestras y le dejo a Vd. que elija los adjetivos.

    Puede calificar, también si gusta, la naturalidad con la que Vd. admite que RENFE mintiera al Tribunal del 11M.

    ¿Influida por la campaña mediática? Probablemente mucho menos que usted. No puedo dejar de pensar si tanta ofuscación por su parte (y la de otros) no será debida, precisamente, al rechazo que le producen ciertas fuentes de información.

    A mí, como al Supremo, puede resultarme y, de hecho, me resulta "sorprendente una tan apresurada destrucción, que impidió un estudio posterior más reposado y en profundidad, e incluso su reiteración de haber sido necesaria, de aspectos que pudieran haber resultado de interés para la investigación".

    Saludos.

    ResponderEliminar
  6. Los atentados de la T4 y del 11-M tienen poco que ver, y los procedimientos usados son distintos. Como es imposible saber la marca de un explosivo exclusivamente por análisis de foco, y como en la T4 no hay explosivo intacto, en la T4 no se pudo determinar el explosivo exacto. Quizá esto hizo que se analizaran más muestras. La cosa se alargó durante meses hasta tener un resultado suficiente para condenar a los procesados. Además, la T4 sucede con los nuevos protocolos de actuación para atentados terroristas, que entraron en vigor a mediados de 2006.

    Desconocemos qué explotó, se sabe que es algo que contenía nitratos (puede ser amonal o amosal, o un fertilizante) no se sabe si hubo exógeno o solo gasolina de los coches, y desconocemos la cantidad que explosionó. A los 20 días quedaban más toneladas de escenarios inservibles que en el del 11M, más de 1.300 coches entregados a sus dueños o tirados en un solar.

    Los objetos para análisis en el 11-M son unos 80, divididos en 23 bolsas de muestras. Con eso y el resto de lo juzgado se pudo determinar con mucha mayor exactitud el explosivo (dinamita, del tipo goma, todo o en su mayor parte 2 Eco, con posibilidad de pequeñas cantidades de 2 EC, toda ella salida de Mina Conchita y comprada por los terroristas).

    Que RENFE diga que se efectuó el desguace entre los días 13 y 14 de marzo se puede referir a que en esas fechas contrataron a las empresas pertinentes para hacerlo, o que entonces dan acuse de recibo de los vagones. Sea como sea, es irrelevante, da exactamente igual.

    Al Supremo, Carmen, no le parece sorprendente, pero acepta que a la defensa de un terrorista condenado pueda parecérselo. Yo también lo acepto, aunque me cuesta más que personas sensatas hagan de ello bandera para, al final, defender a los terroristas. En el caso de los medios, particularmente El Mundo, es indignante.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  7. Así que Vd. realmente da crédito a que todo el trabajo de los agentes que estuvieron durante horas recogiendo muestras sobre los 12 focos se resume en esas 23 bolsas. Asombroso.

    "Que RENFE diga que se efectuó el desguace entre los días 13 y 14 de marzo se puede referir ..."

    Ahora ya no le gusta el apelativo que con tanta alegría Vd. empleaba al principio. Ahora ya no es mentira; se requiere sutil interpretación.

    Si es El Mundo quien habla del desguace en 48 horas o es Jordá o alguien que a Vd. le disgusta, entonces es "simplemente mentira". Pero si es RENFE quien lo dice al Tribunal del 11M, entonces medimos mucho las palabras, sometemos a profunda y creativa exégesis la oración "el desguace se efectuó entre los días 13 y 14 de marzo de 2004" para acabar diciendo que, por lo demás, no importa.

    Gracias. Ha sido revelador.

    ResponderEliminar
  8. Carmelo Jordá no me disgusta, al contrario. Créame, cuando alguien me disgusta porque se aprovecha de víctimas del terror mintiendo, se me nota.

    Para mentir, señorita, no basta con faltar a la verdad, hay además que tener la intención de engañar. No le supongo tal condición a Jordá, por eso escribí que se confunde.

    RENFE es un ente abstracto al que le daba igual que el juez les devolviera sus vagones antes o después, o que el gobierno de Aznar decidiera hacer con ellos lo que fuese. Cuando El Mundo difunde tales falacias, miente.

    De nada. Un saludo.

    ResponderEliminar
  9. Esto es suyo, de la entrada original:
    "Carmelo Jordá irrumpe en la literatura conspiranoica ayudado de un peón negro. El tema: desguazado de los trenes."

    Ejemplo sin par de discurso neutro. Descripción de hechos.

    También de la entrada original:
    "la consigna de que se destruyeran a las 48 horas, es falsa".

    Atribuir 'consignas falsas' a los demás, ¿qué operación es, señorito?

    ResponderEliminar

Evite insultos, guarde las mínimas normas de etiqueta y respeto a los demás sin por ello restringir las críticas por duras que sean. No se permite el spam, las técnicas troll ni la suplantación de nick.
Lo otro, las opiniones: cada cual es responsable de las suyas.

Si haces click en un vídeo lo verás arriba, antes del primer post. Música, sexi, humor, Sci-Fi...

Loading...

Archivo del blog

Datos personales

Mi foto
Atapuerca, Burgos, Spain