Se aceptan donativos, cohechos impropios y mecenas

martes, 28 de octubre de 2008

Entrevista a Zarzalejos y el montaje comercial del 11M

La entrevista a José Antonio Zarzalejos penetra un poco más en las razones y responsabilidades del tremendo montaje comercial, mediático-político, que significó el fraude sobre la conspiración del 11M. Destapa cómo se utilizó a muertos y vivos por puro interés de márketing, cómo fue el asalto de los neocon y cómo todas las barreras éticas quedaron abolidas por fines espúreos. Es un complejo cuadro de lo que pasa cuando el fin justifica los medios y los chacales relativistas decretan la abolición de la moral.

Descarregar aquí en català el document pdf del col·legi de periodistes de Catalunya:
Història d'una conspiració: dossier especial 11M.
Descargar aquí en castellano el documento pdf del colegio de periodistas de Cataluña:
Historia de una conspiración: dossier especial 11M.

La pongo íntegra, además, en homenaje al gran periodista que dando una lección de integridad aguantó y, aunque en principió pudo parecer lo contrario, ganó: José Antonio Zarzalejos.

Hoy Marcello, desde Estrella Digital, dedica algunas de sus impagables puyas al PP de la "nación canaria", el PP de EpC en ingles o el PP de trasvases según convenga y el delirio en Madrid de "Esperanza Aguirre y su banda de los cuatro, tipo Mao"
a la que puso en evidencia el ex director de ABC, José Antonio Zarzalejos, denunciando (...) las presiones políticas que durante su etapa de director sufrió de la presidenta madrileña y su claro interés en el cese de Zarzalejos en el rotativo monárquico, dando prueba con todo ello de su liberalismo y sus falsos modales democráticos, como lo ha denunciado el citado periodista.

Algo que es de todos conocido -y especialmente por la alta dirección del PP- y que no ha sido un caso aislado en ABC, porque ahí está la burda y la diaria manipulación política de Telemadrid -donde Aguirre fulminó el que era exitoso Diario de la Noche que dirigía Germán Yanke por no acatar la conspiración del 11-M ni otras consignas-, sino que se completa con otras intromisiones en los medios privados -en ESTRELLA DIGITAL bien que lo hemos sufrido-, mientras con la mayor desvergüenza política ha practicado -liberal como es ella- la más infame competencia desleal entre los distintos medios de comunicación. Favoreciendo, desde su cargo público y político, en concesiones de licencias audiovisuales, con la publicidad, promociones y toda clase de apoyos políticos a los medios de la derecha más extrema y menos liberal -el famoso club de la ahora fallida conspiración del 11-M, El Mundo, la COPE y Libertad Digital-, para que la promocionaran como la presidenta del PP, o simplemente para que esos medios corran a palos a Rajoy y a Gallardón, sus principales adversarios en su demencial ambición. Y tiene esta profesional de la discriminación la osadía de lanzar una campaña para decir que Zapatero discrimina su Comunidad.

Bastaría con que Aguirre hiciera pública la lista completa de todas ayudas económicas (avales, créditos, etc.) o de subvenciones, y todas las campañas de publicidad institucional y promociones que ha distribuido en los medios de comunicación desde que está en el poder madrileño para que nos demos una idea del peligro que la presidenta madrileña representa -si es que no ha incurrido en abuso de poder y prevaricación- para la democracia y libertad de expresión.


Texto íntegro de la entrevista traducida al castellano, realizada por la revista del Col.legi de Periodistes de Catalunya, Capçalera.

Tras ocho años "en dos etapas distintas" como director de ABC, José Antonio Zarzalejos fue cesado de su cargo el pasado mes de febrero. Se había negado a secundar las teorías conspiratorias del 11-M y apostó por el sector más moderado del PP, convirtiéndose en objeto de las iras de Jiménez Losantos; el rotativo acusó las críticas con un bajón en sus ventas. Alejado de las redacciones, este periodista vasco recibe a Capçalera sin pelos en la lengua. En esta entrevista detalla las traiciones, las presiones políticas y las estrategias empresariales del grupo Vocento que rodearon su cese.

Ya han pasado ocho meses desde que finalizó su segunda etapa como director de ABC. ¿En su nueva etapa profesional como vicepresidente ejecutivo de la consultoría Llorente & Cuenca se encuentra más relajado, más tranquilo?

Es otra vida, un ritmo distinto. Ahora, en lugar de ir a cinco mil revoluciones, voy a dos mil. Estoy en el mundo de la comunicación, pero con un diapasón más bajo. Y eso me permite complementar con más lecturas de libros e incluso poder elaborar un libro que estoy en una fase puramente preparatoria, de documentación.
¿De qué trata?

Es un ensayo sobre el poder de la derecha española, que aborda cuatro bloques (el poder de la Iglesia, de los medios de comunicación, del empresariado y el poder político). Sobre el poder de la Iglesia tengo que indagar en su trayectoria desde principios del siglo pasado hasta el presente, particularmente en la época previa a la República. En el caso del empresariado y los medios es algo diferente, porque es más actual y no me tengo que remontar tan atrás. Y en el caso del PP, llego hasta el Congreso de Valencia, hasta donde había habido una clara involución que yo llamo "La involución del 11-M". Esta involución trae su causa en un escenario próximo como es la propia involución de Aznar. Y esta tarea la hago simultáneamente a la de la consultoría, de la que soy vicepresidente ejecutivo y llevo la dirección de cuentas. Es un trabajo activo, aunque insisto en que no es el ritmo del día a día de un periódico. Me considero afortunado porque he salido de un medio y he encontrado un trabajo relacionado con la comunicación que me permite bajar el ritmo y alejarme durante un tiempo de los medios de comunicación.
Alejarse de los medios, del periodismo diario... a veces es necesario, ¿no?

A mí me parece imprescindible para regenerarse. El otro día estuve cenando con un ex director de un periódico muy importante de Barcelona que me decía que cuando sales de la dirección de un medio notas un gap. Porque se había establecido tal distancia entre la realidad del día a día y tu actividad, tu posición, que es una posición dominante, que lleva un tiempo recorrer este gap. Y yo lo estoy recorriendo a una velocidad alta. En este momento ya me he quitado las hipotecas que comportaba la dirección del periódico y empiezo a ver la vida más como un ciudadano normal.
Ha bajado de la nube.

Sí. Este gap tiene que ver con pequeños y grandes detalles. Yo hacía muchos años que no cogía un autobús. O que no hacía cola en el teatro. Antes bastaba con querer ir al teatro para que un motorista me trajera las entradas al despacho.
Bienvenido a la humildad.

Bienvenido a la ciudadanía. A mí quizás me ha costado menos de lo que algunos esperaban, porque era consciente de que estaba en una situación en la que pendía de un hilo que podía romperse en cualquier momento. Era un hilo finísimo, casi imperceptible, el de la confianza de una serie de señores. Y yo sabía que cuando esta confianza se rompiera, como finalmente ocurrió, evidentemente mi posición sería la más débil. Y como que no estaba dispuesto a cambiar mis criterios para retener la confianza de los editores, sabía perfectamente que este hilo no iba a tardar en romperse.
¿Está dolido por cómo fue todo?

Mi trayectoria personal y profesional en ABC merecía que mi cese, en lo que respecta a las formas, se hubiera producido de una manera radicalmente distinta. La empresa que te hace director de un medio también tiene el derecho de cesarte por las razones que consideren oportunas. Pero cuando un director está al frente de un periódico como ABC merece ser tratado con una mínima deferencia por su esfuerzo y por su trayectoria. Yo fui objeto, o mejor dicho, fui víctima, de una auténtica encerrona. Fui llevado a una reunión mediante engaño y no tuve tiempo ni para despedirme de la redacción. Mi sucesor estaba al otro lado de la pared. A mí me pareció que era una forma que tiraba por la ventana muchos años de formas de hacer de ABC y que decía muy poco de la categoría de los gestores que habían hecho eso. Y decía menos de lo que yo pensaba de los que consintieron que las cosas se hicieran así. En este sentido, dolido no es la palabra. Digamos que estoy indignado y decepcionado con esas personas. Pero también creo que las formas que han utilizado conmigo, y que luego han utilizado con otras personas, tarde o temprano se volverán contra ellos.
¿El tiempo pondrá las cosas en su lugar?

Apenas han transcurrido unos pocos meses, pero dejemos que transcurra más tiempo y las cosas se podrán en su lugar. No tengo ninguna objeción a mi cese, pero creo que las maneras fueron absolutamente indignas. En aquel engaño participaron cuatro o cinco personas, tres de las cuales consideraba amigos míos, no tan sólo desde el punto de vista profesional sino también personal. Y ahí es donde viene la decepción. Respecto a los profesionales que no eran amigos míos pero que tenían que ejecutar mi dimisión, creo que han resultado ser unos incompetentes. Y no pienso callar, porque fue hecho con una factura absolutamente inédita que desmerece a la empresa a la que pertenecen.
No piensa callar pero tampoco ha ido propagándolo a los cuatro vientos.

No, porque tienes que encontrar la persona y el medio de comunicación donde te apetezca contarlo. Probablemente te lo explico a ti porque he tenido una experiencia previa de contarte otras cosas importantes sobre mi experiencia en el 11-M (véase dossier especial "Historia de una conspiración", Capçalera 139) y me he visto bien reflejado. Entonces, cuando tienes una experiencia positiva, de rigor, reincides en aquella persona. Desde luego, lo que estoy diciéndote a ti y a la revista del Col.legi de Periodistes probablemente no lo diría a otro medio, ni tampoco a otra persona. Y esto te lo digo con absoluta sinceridad. Ha habido mucha gente que me ha tentado, no sólo para hablar sino también para escribir. Podría contar más cosas y no lo hago, pero ya las contaré porque todo esto ha sido una historia muy grave dentro del periodismo español. Se debe tener en cuenta que a los tres días de ser cesado de ABC, llegan el director y dos subdirectores del periódico de la competencia, La Razón, sin haber avisado. Es decir, con las mismas prácticas absolutamente heterodoxas que rompen todas las normas de cortesía, de compromiso, del sector mediático. Y, por lo tanto, consolida una forma de hacer de los actuales gestores de Vocento, particularmente del consejero delegado y del director de medios nacionales, que les retratan como unos incompetentes para convivir en el sector. No son personas fiables. Después ha resultado que ha habido también otros episodios como el fichaje frustrado de Carlos Alsina por Punto Radio. Ahí también se rompieron estas reglas de compromiso y cortesía. Pasó, entonces, conmigo, con La Razón y con el grupo Antena 3-Onda Cero.
Los que no se han callado han sido los tribunales que el pasado mes de julio le dieron la razón en su demanda por los daños morales causados por los insultos de Federico Jiménez Losantos contra su persona durante su segunda etapa como director de ABC.

Algo hemos avanzado porque el hecho de que Ruiz-Gallardón ganara su querella por injurias y que yo ganara mi demanda son dos precedentes que marcan la línea en la que la justicia dice "hasta aquí". Ahora habrá que ver cómo las sucesivas instancias completan estas sentencias. Yo estoy absolutamente convencido de que serán ratificadas íntegramente.
Pero no deja de ser triste que esta línea la deba marcar la justicia y no la profesión misma.

Cuando se dice que el honor no vale nada y que todo esto se debe solucionar entre periodistas, yo me pregunto, ¿debo contestar a un difamador con difamacions? ¿O debo apelar a mi carácter de ciudadano que tiene determinados derechos protegidos por la Constitución como el honor, la intimidad y la propia imagen? Si él me llama "sicario", "detritus" o "retrasado mental", ¿yo también tengo que llamarlo así? Si lo hiciera estaría a su altura y lo último que querría en mi vida es estar a la ínfima altura moral e intelectual de Jiménez Losantos, porque este señor tiene una sentencia que lo califica como injuriador, y otra, como difamador.
En este sentido, ¿el tiempo también pone las cosas en su lugar?

Sí, pero para aquella demanda no tuve ninguna ayuda de ABC en términos morales. Es más, la empresa me negó la asistencia de la asesoría jurídica del periódico a la hora de interponer la demanda, y finalmente tuvo que hacerlo un abogado externo, Ignacio Díez-Picazo, catedrático de derecho procesal y letrado excedente del Tribunal Constitucional.
¿Con qué argumento le negaron la asistencia?

Con el argumento de que mi demanda podía interferir en la demanda que la empresa había interpuesto al Tribunal de Defensa de la Competencia contra la COPE y Jiménez Losantos. Pero eso es falso por partida doble. Primero, porque desde un punto de vista técnico la demanda de la empresa era mercantil y la mía era civil. Y en segundo lugar, porque el actual consejero delegado ya tenía pensado pactar el desistimiento de esa demanda con la emisora de la Conferencia Episcopal. De hecho, la demanda de Vocento contra la COPE y Jiménez Losantos está paralizada.
Lo que convertía a su demanda en una china en el zapato de la empresa.

Era un problema dentro del pacto de apaciguamiento que quería conseguir el consejero delegado con la COPE. Desconozco si lo ha conseguido, aunque creo que sí porque, efectivamente, lo que ha hecho ha sido pactar con Federico Jiménez Losantos y Esperanza Aguirre, llenar el periódico de promociones y darle un giro a la redacción humillando a los profesionales con más larga trayectoria en ABC.
Recopilemos un poco. En diciembre de 2005 usted inicia su segunda etapa como director de ABC y ya advierte de que no se repetiría respecto a la primera y que quiere adaptar el rotativo a los nuevos tiempos. ¿Se refería a la sombra de Ansón y a aquel conservadurismo de corte más clásico, mientras que usted apostaba por un liberalismo más moderno, pragmático y europeo? ¿O es esto un reduccionismo?

No, no es un reduccionismo. Cuando empiezo mi segunda etapa como director del diario, ya se ha iniciado la primera legislatura de Rodríguez Zapatero y ya se ha desatado toda la trama del 11-M, y sobre todo la oposición de Zaplana, Acebes y Esperanza Aguirre, la involución a la que antes me refería. Pero yo decido no secundar la gran mentira que era "la conspiración del 11-M", ni el secuestro de la derecha por parte de una serie de medios, singularmente la COPE, pero también El Mundo, que aconsejan a la derecha situarse en posiciones más extremas.
Casi marcándole la agenda.

Casi, no. ¡Marcándole la agenda! Y convirtiendo al PP en un brazo marquetiniano de ambos medios de comunicación con la jerarquía eclesiástica madrileña detrás. Yo me rebelo ante esta situación y dos años y medio después esta situación es la que me vence. El 6 de febrero de 2008 me cesan y cuando pregunto por qué lo hacen escasamente un mes antes de las elecciones generales el consejero delegado me dice: "Porque queremos hacer nosotros las elecciones".
No querían que dirigiera el periódico durante los comicios.

Y no me quieren ahí sobre todo en la fase poselectoral, porque el asalto al liderazgo del PP por parte de Esperanza Aguirre era una hipótesis verosímil y sabían que ABC conmigo en la dirección no iba a favorecerlo, sino todo lo contrario. Lógicamente, si yo hubiera dirigido el diario en el periodo postelectoral no habría favorecido las tesis de la derecha más dura que encabeza Aguirre y los neocons que la rodean, gente que proviene de la izquierda y que se ha situado en posiciones radicales de la derecha. Preventivamente Aguirre jugó un papel muy importante en mi cese. Todo esto lo explicaré con bastante detalle en el libro que estoy preparando, porque además hay una serie de papeles y documentos que sería muy sustancioso que se conozcan.
Es decir, la que entonces fuera su empresa hizo un pacto mediático de no agresión con la COPE y un pacto político con Esperanza Aguirre. Y como usted los molestaba en ambos casos, lo cesan.

Pero no tan sólo pactan mi cese, sino que también pactan mi sucesión. A mí me cesan un miércoles y cuatro días después, el lunes siguiente, ya están en ABC, por sorpresa, el director y dos subdirectors de La Razón.
¿Y tiene pruebas de que detrás de todos aquellos movimientos estuviera Esperanza Aguirre?

Tengo pruebas absolutas y totales de que Esperanza Aguirre y su entorno, el presidente del Consejo de Administración y el consejero delegado de Vocento, además de algunos miembros de la familia Luca de Tena, sabían que el movimiento completo era primero mi cese, y después, el desembarco de la gente de La Razón. Porque la operación era hacer un sorpasso. Lo que querían era llevar el diario a la derecha, comerse a La Razón, olvidarse de la oposición a Jiménez Losantos...
...y apostar por Esperanza Aguirre, que se perfilaba como caballo ganador dentro del Partido Popular. Pero eso no ocurre porque finalmente Aguirre no lidera el PP. A ABC le ocurrió lo mismo que a El Mundo, apostó por cargar fuerte contra Rajoy.

Todo les salió mal por un error de cálculo brutal. Primero, el 11-M ya lo habían perdido, y después, el Tribunal Supremo ratifica la sentencia. Segundo, Ruiz-Gallardón gana la querella por injurias a Jiménez Losantos, quien hoy es una persona condenada, con el coste que eso supone. Tercero, dentro de la misma Iglesia, de la propia jerarquía y de la opinión pública se genera un movimiento de aversión hacia las maneras y las formas de la COPE. Y finalmente, Esperanza Aguirre se encuentra con un Rajoy que no se esperaba y con un Partido Popular periférico que no está dispuesto a que la líder ésa se haga con el poder haciendo pasillos en Madrid. Entonces lo que hacen es apuntalar a Rajoy y a Ruiz-Gallardón y decirle a ella: "Usted, por el momento, dedíquese a Madrid y luego ya veremos". Y en toda esta secuencia, ABC se queda absolutamente con el pie cambiado. Ahora podrían ser el periódico que dijo "no" a la Conspiración del 11-M, que dijo "no" al periodismo que practica Jiménez Losantos, que dijo "no" a un autoritarismo de la derecha que representa Aguirre. Y resulta que ha perdido todos estos intangibles que habíamos venido cultivando desde 2005. Por un mal cálculo de los actuales gestores, con el consentimiento de los administradores y propietarios, este equilibrio se deshace absolutamente. Esto es perfectamente compatible con el hecho de que ahora ABC venda más ejemplares que en mi época de director, entre otras cosas porque ha cesado la campaña de ataques de Jiménez Losantos y porque está haciendo una constante promoción que conmigo no tuvo. Esto también es compatible con otro hecho, las pérdidas de ABC, que son brutales y en muy pocos meses pueden situarse entre los 25 y 30 millones de euros. Estas pérdidas son estructurales y están lastrando la viabilidad del periódico. Esto forma parte también del hecho que los gestores son malos como editores y como gestores mercantiles. Y de esta conjunción surge una situación muy comprometida, tanto para ABC como para Vocento.
¿Las presiones políticas en su segunda etapa como director de ABC eran soportables? ¿Eran las habituales? Sobre todo comparándolo con la situación actual en la que, según dice, los políticos tienen un papel muy determinante en la toma de decisiones.

Supongo que en la actualidad, conociendo a Esperanza Aguirre como la conozco desde hace muchos años, es insaciable. En mi época yo no consentía las presiones y tenían que ejercerlas a mis espaldas, tratando de puentearme normalmente a través de miembros del Consejo de Administración. Pero en alguna ocasión, eran presiones absolutamente directas que yo no consentí jamás. No he tenido nunca presiones tan fuertes como las de Esperanza Aguirre, una persona que se define como liberal y que tiene siempre la palabra "libertad" en la boca. También la tenía cuando expulsó a Germán Yanke y a Pablo Sebastián de Telemadrid, ¡la cadena que probablemente le rinde más culto a la personalidad! Y es que Aguirre es una persona que, sobre todo, es vanidosa. Después, creo que es bastante ignorante, le faltan unas cuantas lecturas, por no decir muchas. Y finalmente es una persona miserable, con una ambición poco controlada y un entorno de colaboradores que me voy a limitar a calificar como complicado. No conozco a ningún personaje político con poder político y económico que tenga un comportamiento más alejado de algunas prácticas democráticas respecto de los medios de comunicación que Esperanza Aguirre. ¡Y eso que yo he crecido profesionalmente en el País Vasco!
Vaya, que cuando llegó a Madrid ya estaba fogueado.

En el País Vasco tenía enfrente al PNV. Eran nacionalistas y yo ya sabía qué podía esperar de ellos. Allí había incomunicación y hostilidad. En cambio, en Madrid, donde no había ni incomunicación ni, a priori, hostilidad, me he encontrado con una mujer intervencionista, intolerante, que encaja mal las críticas, impertinente y con aquella especie de chulería que ella tiene. Y con esa vanidad de hacerse una biografía autorizada titulada La Presidenta. Todo esto conforma una personalidad política verdaderamente preocupante. Sin embargo, creo que en el PP le han tomado la medida.
¿La actual dirección de ABC, próxima a Aguirre, puede convertir al periódico en un rotativo todavía más anclado en Madrid? Lo digo porque no tan sólo ABC sino también La Razón o El Mundo tienen en Cataluña unas ventas más bien exiguas. ¿Hasta qué punto una prensa madrileña más proclive al sector moderado del PP podría asentarse mejor en territorios como el catalán?

El futuro de un diario como ABC consiste en representar al espectro más liberal, moderado, monárquico, centrista e integrador de España. El futuro de un periódico de la derecha española está en comprender el "hecho periférico". No tanto en aceptar las tesis nacionalistas, pero sí en entrar en interlocución con estos fenómenos, que es distinto. Me refiero a un sistema o un modelo de interlocución con aquellas fuerzas políticas que representan un nacionalismo de distinto grado, pero que son realidades políticas y sociales muy importantes en Galicia, el País Vasco y Cataluña. No estoy diciendo nada que la derecha no haya hecho en la transición. Estoy hablando de lo que ocurrió en 1996.
Con el Pacto del Majestic.

Con el Pacto del Majestic en Cataluña, por una parte, y el pacto con los nacionalistas vascos, por la otra, que permitieron que, por primera vez en la historia de la democracia española desde 1978, un presidente fuera investido por CIU y PNV, como lo fuera Aznar. Y esos cuatro años entre 1996 y 2000 son paradigmáticos de lo que debe hacer la derecha. El futuro pasa por trasladar este esquema a la línea editorial de un periódico que quiere ser la referencia de un centro-derecha amplio y laico. En definitiva, lo que yo intentaba era hacer un esfuerzo de empatía con unos fenómenos sociales y políticos alejados del centro de gravedad de la derecha de Madrid. Y tengo que decir que muchos comprendieron que éste era el camino.
¿Muchos periodistas? ¿Políticos?

Periodistas, políticos y público en general. Nosotros estábamos acosados por El Mundo, la COPE y los sectores más duros del PP que dirigían el partido, como Zaplana y Acebes. Y el periódico perdió difusión. Ciertamente la campaña no fue inocua, pero el diario se mantenía. Y después de todo aquel esfuerzo, de aquella travesía del desierto, el hecho de echarlo todo por la borda es peor que un error, es una estupidez. Todo periódico que quiera tener un futuro de referencia en el espectro socio-electoral de centro-derecha debe ser un diario moderado, con capacidad de empatía y con unos modelos de relación con los fenómenos nacionalistas, sobre todo con los nacionalistas moderados.
Este pasado verano se dio a conocer el Manifiesto por una lengua común presentado por un grupo de intelectuales. Este manifiesto ha sido firmado y promovido muy activamente por algunos medios de comunicación. Cuando usted era director, ABC no hizo seguidismo de El Mundo, y ahora, en cambio, poco después de que el periódico de Pedro Jota empezara la campaña en pro del manifiesto, ABC hacía lo mismo.

Ahora ABC va a rebufo absolutamente de todo lo que le marcan tanto la COPE como El Mundo. El manifiesto es una muestra evidente de que si El Mundo dice que este manifiesto se debe publicitar y utilizar, ABC va detrás de él. Pero va detrás como complemento, no como plato principal. ABC no lidera nada. Es la retaguardia de una vanguardia que está muy lejos. ABC, en estos momentos, no es vanguardia moral, ética o periodística absolutamente de nada. Porque, además, ha perdido. La redacción de ABC se siente perdedora en manos de unos gestores que le han arrebatado sus grandes intangibles, que fueron una pelea por estar en la vanguardia a contracorriente. Me refiero al ABC que en 1932 le decía a Primo de Rivera que el periódico no era fascista ni falangista sino humanista, que resistió al franquismo, al que le censuraban las portadas. El diario que cuando el régimen prohibió publicar la imagen de Ortega y Gasset puso en portada la mascarilla de su cadáver. El ABC que publicaba a Salvador de Madariaga y a los exiliados de la República. El ABC que durante la transición le dio el Premio Mariano de Cavia a Rafael Alberti y que llegó a los años ochenta casi arruinado, pero que salió adelante. Era el ABC rebelde, impertinente, indómito. Yo quería ese ABC. Y ahora, en cambio, es un periódico que practica el seguidismo de un bloque de medios que lidera El Mundo y que vocea Federico Jiménez Losantos desde la radio.
Supongo que, por lo tanto, es absurdo preguntarle si, de haber seguido como director del rotativo, hubiera firmado y promovido este manifiesto.

¡Bajo ningún concepto! El tratamiento informativo que yo le hubiese dado habría sido radicalmente diferente. Porque no lo hubiese utilizado contra Cataluña. Tengo un inmenso respeto por muchos de los firmantes de este manifiesto, pero entiendo que ellos no buscaban la agitación y la propaganda que han hecho de él Pedro Jota, la COPE, ABC... Personas como Savater, Vargas Llosa, Pombo o Marina buscaban otros objetivos, un debate en distintos términos. Pero desengáñate, muchas de las cosas que se hacen en los periódicos se hacen por criterios comerciales y no por criterios deontológicos.
Usted decía que no habría utilizado el manifiesto contra Cataluña. En los últimos años, parece que ir contra Cataluña desde determinados medios madrileños se ha convertido en un negocio rentable, sobre todo entre los que se mueven por los criterios comerciales que usted denuncia.

Sinceramente, a la hora de vender y transmitir siempre es mucho más fácil un movimiento en contra que un movimiento a favor. Se está utilizando mal el tema de las lenguas -que efectivamente plantea problemas- pero, desde luego, plantearlo tal y como se está planteando desde algunos medios va a generar muchos más. No sólo este debate forma parte de la solución, sino que forma parte del problema. Si algunos medios, con absoluta irresponsabilidad, creen que así contribuyen a algún tipo de solución es que o son estúpidos o malintencionados.
A raíz de la "Teoría de la Conspiración" del 11-M se generó una división entre los medios conservadores de Madrid. ¿Antes de todo aquello había una auténtica unidad o ésta había sido mitificada?

Hubo un momento, en los años noventa, en que la prensa de la derecha española se unió. Pero ahora, en la derecha mediática española, nadie se atreve a plantarle cara a Pedro Jota, quien, además, utiliza a Jiménez Losantos para descalificar al que se mueva. ¿Y quién se ha movido? Se movió ABC y lo descalificó. Se movió Ruiz-Gallardón y lo descalificó. ¡Y en qué términos! El juez Del Olmo, instructor del 11-M, no le dio la razón en sus tesis y también lo descalificó. Y lo mismo hizo con la fiscal del caso.
Pero, visto con perspectiva, El Mundo y la COPE apostaron por la "Teoría de la Conspiración" y aumentaron sus ventas y audiencia, mientras que ABC no lo hizo y bajó.

Exactamente, pero es que si las políticas que se hacen en los medios son a corto plazo estas cosas siempre pasarán, porque el escándalo siempre tapa a la sensatez hasta que se descubre que detrás del escándalo hay una engañifa. Detrás de la "Teoría de la Conspiración" del 11-M había un engaño y la gente lo está descubriendo progresivamente. Ya no se vende ni medio periódico con este tema. Y lo que hizo ABC durante dos años y medio fue decir: "Por aquí no paso". Yo no pasé por ahí y estoy muy orgulloso de no haber pasado. Y si tuviera que volver a tomar las decisiones que tuve que tomar entre 2005 y 2008 las volvería a tomar, aunque supiese que eso comportaría mi cese.

2 comentarios:

  1. ¿Qué pensará Don Enrique de Diego de esta entrevista?

    ResponderEliminar
  2. Supongo que estas cosas ya se sabían... No lo supongo, porque de Diego siempre lo dijo. Lo raro es que Zarzalejos decida contarlo públicamente.

    ResponderEliminar

Evite insultos, guarde las mínimas normas de etiqueta y respeto a los demás sin por ello restringir las críticas por duras que sean. No se permite el spam, las técnicas troll ni la suplantación de nick.
Lo otro, las opiniones: cada cual es responsable de las suyas.

Si haces click en un vídeo lo verás arriba, antes del primer post. Música, sexi, humor, Sci-Fi...

Loading...

Archivo del blog

Datos personales

Mi foto
Atapuerca, Burgos, Spain