Se aceptan donativos, cohechos impropios y mecenas

miércoles, 22 de octubre de 2008

El diario de Camino Frank

EL DIARIO DE CAMINO FRANK
Esto no es una crítica de cine.

Vengo del cine. Acabo de ver una peli basada en hechos reales, aunque no tenga nada que ver con la realidad, o sí, no lo sé. Ya lo dice su autor: inspirada..., basada... Hasta se la dedica a la niña real, que murió; pero no es su vida, es otra. El director se negó a conocer de primera mano las experiencias de los protagonistas auténticos. Está bien, cualquiera puede contar el cuento que quiera. El director prometió a los familiares no utilizar el nombre de su hija muerta para hacer promoción y lamentablemente es justo lo contrario de lo que ha hecho.

El argumento es sencillo. Una niña judía, Camino, sobrevive en el Amsterdam invadido por los nazis de 1942 gracias a un anexo secreto que habían construdo en la casa. Con trece años su papá le regala una libreta que ella toma como diario, y a falta de alguien real o de ángel custodio, la niña va contando sus experiencias a una amiga imaginaria, la libreta que llama Querida Kitty.

En la película se expone cómo es —según el autor— una familia de fanáticos sionistas. El director no llega a considerarles subhumanos, pero opina que son una panda de chalados bajo el control de otros miserables deseosos de convertir a la niña en lo que no es. Con casi tantas subvenciones como Garci o Almodóvar, su autor describe a una gentuza que huye como ratas, perseguidos por su peligrosidad y que además pretenden convertir aquello en algo heroico.
No nos queda más que aguantar y esperar el término de estas desgracias. Judíos y cristianos esperan, el mundo entero espera, y muchos esperan la muerte.
.-Ana Frank

Se entiende muy bien lo que quiere contar la película, el problema es que las caricaturas maniqueas no resultan creibles y rara vez consiguen profundos retratos psicológicos. O la historia le queda grande al director o los prejuicios son los verdaderos autores del cuento. Yo pensaba que A. era un ejemplo de humanidad, a veces heroica, frente a la fatalidad incontrolable del destino. Una suerte de martirio que da frutos hermosos:
Todavía creo, pese a todo, que la gente es buena de corazón.
.-Ana Frank

No es novedad, pero sí la primera vez que las opiniones de revisionistas neonazis como David Irving se plasman en cine. No directamente, claro, sino inspirado en ellas. La película viene encabezada por una frase de otro neonazi español, Pedro Varela, recogida en este caso por la siempre atenta Radio Islam
El mito, ¿o tendríamos que decir el timo de Anne Frank?, es probablemente ambas cosas a la vez, a raiz de las investigaciones que hemos podido resumir al respecto ... Una triste historia, ciertamente. Un señor se hace millonario a costa de su hija, muerta, haciéndola pasar como autora de una novela que ella no ha escrito.
.-Pedro Varela


Entre los personajes principales podemos distinguir dos tipos. Están, por un lado, los malignos seres que rodearon a la niña, todos judíos; de entre ellos lo peor son los rabinos, con una mezquindad difícilmente superable. Junto a ellos tenemos a los abducidos, si cabe más miserables y manipuladores, entre los que destaca la madre desnaturalizada, una auténtica energúmena con problemas mentales interpretada con brillantez en el film. Por otro lado están las personas cabales, sensibles y buenas, que evidentemente no son judíos. A destacar también el papel de la niña del exorcista, con momentos tan absurdos como cuando propone rezar para que se lleven a todos camino del Holocausto:
¿Quieres que rece por ti para que también te maten?
.-Camino Frank

Las andanzas de esa supuesta gentuza de quienes la niña es una víctima trastornada (que reniega del judaísmo al final) alcanzan el cénit en la escena de los aplausos. Es casi tan buena como Operación Triunfo y Gran Hermano juntos, digna de los grandes valores que impregnan nuestra época. Dicha escena transcurre en la mañana del 4 de agosto de 1944 cuando la Grüne Polizei toma el anexo secreto. Los inquilinos de la guarida y la propia niña son introducidos en camiones, detenidos por sus funestas actividades; pero, antes de partir, todos los presentes —cual grupo de tarados en algún concurso de vísceras telerreales— explotan en una ovación de júbilo agradecidos porque Camino haya sido nominada. La A. Frank Fonds «deplora» que el cineasta haya declarado a la prensa que la escena de la película en la que se presenta a la familia aplaudiendo ante la deportación de la protagonista «se produjo en la realidad». En la rueda de prensa de la presentación de la película en el Festival de San Sebastián, un periodista preguntó si aquella escena había sido exactamente así; el director afirmó que sí.

La polémica encuentra en esa imagen toda su expresión: el director hace un espectáculo cuyo fin último es el éxito, simbolizado por el aplauso del público. Es lo que cualquier persona normal, de hoy, desearía ¡y si te entrevista Mercedes Milá has tocado el cielo! ¿Cómo no metieron cámaras los holandeses de entonces? Los espectadores no lo comprenden, ¡menudo reality se hubiera hecho! La polémica se mide en términos de marketing... Lo que no premian los festivales lo concederán los críticos hablando —bien o mal, que da lo mismo— y el morbo de la gente. De igual modo, piensan los grandeshermanos, toda propaganda sobre la auténtica niña deberían agradecerla. Por lo que se ve, viven en universos distintos.

La nota de A. Frank Fonds sigue explicando su versión de los hechos en una carta abierta:
A. no fue deportada rodeada de aplausos. Se la llevaron rodeada de cariño, mientras intentábamos tragar nuestras lágrimas, porque —no lo olvides— para nosotros era un verdadero drama el pensar en tener que soportar su pérdida. Ya ves qué actitud tan poco original. Una gran pena por la perdida de un ser muy querido.


El mundo no anda muy sobrado de héroes y santos, menos aún de niños que den ejemplos heroicos. En los dos mil años de cristianismo tenemos un niño santo, Domingo Savio (1842-1857), canonizado por Pío XII en 1954. María Goretti o Ana Wang son mártires, confesores como Justo y Pastor, que no es lo mismo. Precisamente la última referencia cinematográfica a niños santos es de Alejandro Amenábar en Los Otros, sobre la pareja de Alcalá que ejecutó Daciano en 304. Niños heroicos hay algunos como El Tambor de Tacuarí, los Niños Héroes de Chapultepec o Dionisio Díaz, el jovencito uruguayo que murió salvando a su hermanita. Existen además tres considerados beatos: Laura Vicuña (1891-1904), proclamada beata por Juan Pablo II en 1988 y los dos pastorcillos de Fátima que murieron. La sentencia y deseo del Papa Pío X se cumpe con parsimoniosa lentitud:
Habrá santos entre los niños.

Santos no sé, pero cuanto menos hay grandes heroínas de la esperanza. Es el caso de Anne Frank o Alexia González Barros que frente a la adversidad sacaron lo mejor de sí mismas y lo compartieron con todos. Respecto a la película, recomiendo verla. Con clínex, con distancia, pero en medio de la aridez hispana se agradece.

Mientras tanto, Sony está retirando de las tiendas todas las copias que había distribuido de Little big planet, un juego infantil de ordenador, en una operación que costará millones de dólares. Resulta que en la banda sonora podían oírse de fondo, en una de las pistas en segundo plano, las siguientes frases:
Toda alma debería probar el sabor de la muerte
...
Todo lo que está en la Tierra perecerá.

Parece inocente y lo es. Pero Sony rectifica a lo grande: «We have taken immediate action to rectify this and we sincerely apologise for any offence that this may have caused». La multinacional japonesa pide «sinceras disculpas por cualquier ofensa que este hecho pudiera haber causado» a los creyentes musulmanes, ya que supuestamente en el Corán se encuentran frases parecidas, aunque solo se hayan inspirado en ellas.

No conozco la opinión de los creyentes sobre el juego de Sony. Tampoco sé nada de lo que pasó en Amsterdam, pero no veo por qué debería dudar de quienes lo vivieron y escribieron; y cuando una pequeña muere trágicamente rodeada de su familia tengo tendencia a creer en lo que ellos me cuentan. Será porque estuvieron allí.

Ah, por cierto, yo también me he inspirado en hechos reales para escribir esto.

Continúa en Hispalibertas.

...

4 comentarios:

  1. Hola,
    Pues mira, no soy del opus, simplemente soy una mujer que tiene fe, como se lo que es la fe, siento simpatía por los del opus, claro que yo no viviría como viven ellos pero cada uno debe vivir como mejor sepa sin molestar a nadie.

    No se si iré a ver la película, me habría gustado mucho mas que se respetara la historia verdadera pues me parece mucho mas interesante contemplar una historia tal como ocurrió, tal como la niña se enfrentó heroicamente a su destino, y contemplar una forma de entender la vida como es la del opus que me parece si me apuras admirable y una película elaborada sin prejuicios, en fin es una desgracia lo que este director ha hecho. Tendrá mas repercusión así, pero desde luego el verdadero tirón se ha perdido.
    Virginia.

    ResponderEliminar
  2. Me apena por la niña y su familia (porque esto no va contra el opus, va contra personas) pero también tira abajo la opinión que tenía sobre Fesser, un tipo al que consideraba íntegro que se ha vendido por las lentejas.

    Una pena todo.
    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Hombre, independientemente de las licencias que se haya podido tomar Fesser para contar la historia, creo que en la película se retrata con acierto la dinámica de funcionamiento del Opus Dei, una de las sectas más sibilinas y perniciosas que se conocen. Tu texto, Acorrecto, aun siendo ácido y estremecedor, no es comparable en cuanto a "falsa verosimilitud" con la película de Fesser, que no creo que se haya alejado de la esencia en su retrato de la Obra más allá de contratar a un par de actores con cara de malo para hacer de curas opusinos.

    Me desconcierta que tú, que con tan encomiable valor te pegas con los cienciólogos y otras peligrosas subespecies, te desmarques ahora con una defensa de esta tropa. Por más que la susodicha tropa cuente con el aplauso de la Iglesia católica. Hale, venga, no te contradigo más: subamos a los altares a Escrivá porque sí y a Alexia por ¿morirse creyendo, engañada, que eso de morirse mola?

    ResponderEliminar
  4. Es que del Opus no he dicho ni pío. Si quería hacer una peli sobre el Opus tenía millones de posibilidades, pero no: es una "historia" sobre Alexia Gonzáles-Barros.
    Aquí hablamos de una niña excepcional (de santos tampoco digo nada), de sus padres, hermanos y amigos.

    Apelar al Opus es lo mismo que hacen los peones para faltar a la memoria de Daniel y de su madre, Pilar Manjón. ¿O no es lo mismo?
    Aquí por ejemplo:
    http://www.libertaddigital.com/sociedad/presentan-un-comic-del-11-m-prologado-por-pilar-manjon-1276359977/1.html


    Harley11 dijo el día 22 de Mayo de 2009 a las 12:10:36:
    ¡Qué triste que, para algunas personas, el sectarismo y la ideología primen sobre la muerte de su propio hijo!

    balausar dijo el día 23 de Mayo de 2009 a las 10:05:55:
    Que verguenza de mujer.....no, si esta sacando buen provecho de la muerte de su hijo-.....es lo mejor que saben hacer los rojos, sacan provecho de todo hasta del dolor...hay que ser maquiavelico....


    carrile dijo el día 22 de Mayo de 2009 a las 13:53:51:
    Que pena de mujer, entrega a su hijo para no rendir la plaza de su sectarismo, y se hace solidaria con la versiòn oficial porque no quiere oir la verdad. De todo hay en la viña del Señor.


    plorecha dijo el día 22 de Mayo de 2009 a las 13:48:18:
    Lo siento mucho por esta mujer que perdio un hijo en ese atentado y entiendo su dolor porque soy madre,lo que no puedo entender es que se anteponga la ideologia politica a la muerte de un hijo.Cada dia estoy mas convencida,de que esta mujer perdio la cabeza el dia de los atentados.


    Aguilib dijo el día 22 de Mayo de 2009 a las 13:09:23:
    “Anteponer el servilismo al marxismo, que el amor y el cariño”


    carela dijo el día 22 de Mayo de 2009 a las 12:37:52:
    Yo descubrí Libertad Digítal buscando información sobre el 11-M , nunca creí la versión oficial , nunca creí lo que nos contaban y como madre que soy y sé lo que son los hijos he llegado a pensar que o bien esta señora no tenía un hijo que viajara en aquellos trenes (un montaje más para dar credibilidad) o a esta señora no le duelen sus hijos como nos duelen a las demás , qué madre ante un caso como este no quiere saber la verdad? qué madre ante un caso como este traga con toda la porquería de la versión oficial cuando todos sabemos que está basada en una gran mentira?

    ResponderEliminar

Evite insultos, guarde las mínimas normas de etiqueta y respeto a los demás sin por ello restringir las críticas por duras que sean. No se permite el spam, las técnicas troll ni la suplantación de nick.
Lo otro, las opiniones: cada cual es responsable de las suyas.

Si haces click en un vídeo lo verás arriba, antes del primer post. Música, sexi, humor, Sci-Fi...

Loading...

Archivo del blog

Datos personales

Mi foto
Atapuerca, Burgos, Spain